Dale un castañazo al cáncer infantil

A punto de llegar al mes de noviembre como estamos, toca inevitablemente pensar en las castañas. Sí, es cierto, ya no hace tanto frío como antes en estas fechas. Ya no es tan habitual comprar un cucurucho de castañas calientes para no helarse las manos. Más bien al contrario, parece que octubre ha desertado del otoño y se ha pasado al equipo del verano. A este ritmo, bien pronto el calor arruinará el negocio de las pobres castañeras.

Pensemos, entonces, en otro tipo de castañas. Porque las castañas no solo se comen, también se pueden dar, especialmente si son castañazos. ¿Dar un castañazo? Sí, todos hemos oído esta expresión alguna vez. Y seguramente también nos hemos preguntado por su origen. ¿Cómo ha llegado esta palabra a ser un sinónimo de “golpe”, “choque” o “impacto”? Es un misterio otoñal. En todo caso, mientras lo barruntamos, lo que tenemos es claro es que nosotros, con nuestro proyecto Obvo 105, queremos darle un buen castañazo al cáncer infantil.

Porque el cáncer infantil es una enfermedad cuyas causas aún ignoramos. Porque el cáncer infantil no se puede prevenir evitando factores de riesgo. Porque el cáncer infantil es mortífero si el diagnóstico y el tratamiento no llegan a tiempo. Porque el cáncer infantil no tiene piedad. Porque el cáncer infantil ataca a los niños, y los niños son los que menos merecen estar enfermos. Porque aún hay mucho por lo que luchar.

Por todos estos motivos, tenemos claro que queremos darle a esta enfermedad un castañazo aún más contundente. Un castañazo en forma de solidaridad, de empatía, de concienciación y colaboración. Un castañazo en forma de investigación. Porque cada céntimo que se invierte en investigar supone un pequeño paso hacia la derrota final del cáncer infantil. Porque todos los niños y niñas merecen poder disfrutar del otoño, y del invierno, y de toda su vida.

¡Este otoño, colabora con Obvo 105! ¡Démosle un castañazo al cáncer infantil!

Darío Sanjuán
Profeor-tutor y Coordinador del Proyecto


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *